Las mejores películas de terror actuales

Las mejores películas de terror actuales

Un repaso al género del terror en un año que ha dado alguna que otra perla escalofriante.

Te gusta notar ese repelo recorriéndote la espalda y ese temblor que te obliga a apartar la mirada de la pantalla. Te gusta pasarlo mal mientras hay algo en ti que te dice que sigas mirando para ver qué sucede. Te gustan las historias lúgubres, las que te agarran por dentro y te hacen tener un ojo abierto por las noches. Exacto, te gustan las películas de terror.

El género del terror no ha pasado por buenos momentos en muchos años, ya que hay quienes confunden el miedo con el susto y construyen largometrajes que se convierten en una sucesión de gritos a pantalla para intentar castigar al espectador despistado. Sin embargo, en la actualidad han aparecido algunas joyas que vale la pena disfrutar si eres ligeramente masoquista.

Te traemos aquí algunas de las mejores películas de terror actuales. Un cuarteto que toca distintos palos, pero que tiene en común ese trasfondo terrorífico que, aquí, va desde lo más ligero a lo más grotesco. Toma asiento y prepara la manta.

Predator

Bajo la dirección de Shane Black, y con actores como Boyd Holbrook, Olivia Munn o Jacob Tremblay en su reparto principal, Predator puede no ser la mejor cinta de toda la franquicia, pero sí una que se distingue bastante por el toque dado por su director.

Le pesan los continuos recortes hechos durante todo el rodaje y la producción, y el resultado es algo que no está a la altura de las expectativas de los fans. Pero, en lo que no falla es en conseguir grandes sesiones de gore y carnaza por pantalla ante el poder de la peligrosa criatura espacial, como tampoco en despistar al espectador con algunas escenas que parecen haber nacido en el culmen de lo absurdo. Buenas toneladas de acción y momentos que pueden hacer que quieras mirar a otro lado hacen de esta una de esas cintas que se disfrutan a pesar de todo. Un placer culpable de manual.

Errementari. El herrero y el diablo

Errementari es una cinta española dirigida por Paul Urkijo que se vale de una mezcla tan peculiar como es el satanismo y las creencias populares vascas. Aprovecha lo macabro del folclore español, con ideas tan comunes como las brujas que secuestran a infantes o locuras del calibre de hombres lobo que viven como bandoleros, para materializar el antiquísimo cuento del herrero que logró atrapar al diablo.

Repleta de elipsis, sin caer en la vagueza narrativa, ubicada en la antigua España tras las guerras carlistas y con una atmósfera que envuelve desde los primeros minutos de largometraje. Es una de las obras más dignas que ha dejado nuestro cine en este año, a pesar de la poca popularidad de la que ha gozado.

El Ritual

Cuatro colegas parten hacia las montañas para homenajear a un amigo tristemente fallecido y acaban perdidos en un lugar mucho más peligroso de lo que parece. Ritual, la idea dirigida por David Bruckner no es algo completamente novedoso, pero sí sabe aprovechar bien sus armas para mantener al espectador frente a la pantalla.

El peligro de la naturaleza, encarnado en una misteriosa y peligrosa criatura, aparece desde el primer momento para dar lo justo y necesario con lo que enganchar, con ligeras dosis de traumas del pasado y choques entre el grupo de protagonistas. No es algo rompedor, ni mucho menos novedoso, pero sí que está construido lo suficientemente bien para dar buenos resultados. Oprime, agobia y asusta por partes iguales.

Mandy

De Mandy se pueden decir muchas cosas, pero hay dos que resaltan por encima de todo. La primera, que es una auténtica locura; la segunda, que Nicolas Cage encaja a la perfección y la hace brillar especialmente gracias a ese mega-acting que tanto ha definido su carrera durante todos estos años.

Una cinta dirigida por Panos Cosmatos que lanza la violencia a la pantalla en un frenesí abrumador, con una estética muy oscura que esconde un interesante mensaje sobre la soledad y se permite incluso dar cobijo a una historia de amor que no cae en lo plano y aséptico de las películas románticas. Puede resultar abrumadora en su segunda parte.

Lo último