Mejores series de Netflix de 2018

Mejores series de Netflix de 2018

La plataforma de VOD ha conseguido acumular una enorme biblioteca de series repleta de auténticas joyas.

Netflix se ha convertido en el hogar perfecto para cinéfilos y seriéfilos. La plataforma de streaming de vídeo bajo demanda está labrando un catálogo repleto de producciones tanto propias como ajenas que van directas a todo tipo de públicos, pero que están creciendo en calidad y cantidad a un ritmo casi imposible de medir.

El año 2018 ha sido especialmente interesante tanto para suscriptores como para la industria audiovisual en general y la plataforma en especial.

Durante los 12 meses del año han aparecido obras realmente buenas en todos los sentidos posibles, de esas que se hablan en reuniones con amigos y familiares y se recomiendan por activa y por pasiva por lo adictivas que son.

¿Y cuáles han logrado ser la comidilla? Aquí te vamos a presentar las mejores series de Netflix para 2018. Un repaso a catálogo y a géneros de todo tipo para que vayas desde el terror a la comedia, pasando por el thriller y la intriga policiaca.

Un popurrí de nombres que destilan lo mejor que ha dejado este servicio de suscripción a lo largo de todo un año, pero que también deja a un lado a otras obras que pueden valer la pena. Hay muchísimo bueno.

La maldición de Hill House

Basada en la novela homónima de Shirley Jackson, La maldición de Hill House ha llegado en la recta final de 2018 y no ha tardado nada en convertirse en una de las grandes favoritas de la audiencia de plataforma.

Tan aterradora como emotiva, narra la historia de una familia totalmente rota que se enfrenta a un horrible pasado en una casa que decidieron abandonar por los sucesos paranormales que se daban en ella. Sin embargo, ¿son esos fantasmas algo sujeto a la vivienda o a la auténtica forma de ser de estas personas?

Seven Seconds

La creadora de The Killing vuelve a hacerlo con una serie que sorprende a nivel de thriller y de drama. Seven Seconds cuenta el caso de un injusto atropello a un joven de raza negra por parte de un novato en el cuerpo antidroga de la policía, encubierto por sus compañeros para no acabar en la cárcel.

El seguimiento del caso, seguido de toda la revelación de una trama de corrupción y de racismo y rematado por un dúo protagonista que brilla en todo momento hacen de esta una de las mejores producciones de Netflix del año. Puede que parezca algo anticuada, pero el total es realmente adictivo.

(Des)encanto

Los padres de los Simpson y Futurama repiten con la animación y el humor, con las dosis de descaro que siempre les han caracterizado y con un grado extra de libertad para dar rienda suelta a su creatividad y desparpajo.

(Des)encanto tiene como protagonista a Bean, una princesa alcohólica que abandona su reino acompañada del demonio Luci y el elfo Elfo. Mantiene el toque característico de las otras dos series en cuanto a lo irreverente, aunque no se ha librado de la enorme división de opiniones por parte de la audiencia.

El alienista

El alienista tiene un toque escabroso y macabro que, en cierto modo, logra mantener al espectador siempre frente a la pantalla.

Ubicada en la Nueva York de finales del siglo XIX, insalubre, sucia, oscura y obscena; presenta a un misterioso psicópata que asesina a niños y es perseguido por el doctor Kreizler, un alienista que comienza a explorar el terreno de la psicología en el mundo criminal.

Junto a él, Sara Howard, una joven que trata de destacar en el machista mundo de la policía en la época; y John Moore, un ilustrador de buena vida, tratan de resolver un caso que tiene más trasfondo de lo que parece.

Guardaespaldas

Guardaespaldas tiene detrás el aval de ser la serie británica con mayor audiencia de la BBC y una de las mejores que ha dejado la fábrica británica en toda su historia.

Con semejante presión, ha llegado a Netflix para contar la historia de David Budd, un excombatiente de Afganistán que acaba trabajando como guardaespaldas de Julia Montague, Secretaria de Interior del gobierno británico.

Protector y espía al mismo tiempo, la doble cara del personaje principal hacia la secretaria es lo que mantiene el hilo conductor de una serie realmente sorprendente.

Lo último